viernes, 15 de julio de 2011

♥Papá, Felicidades en tu Dia♥






La imagen de tu presencia esta siempre detrás de mis ojos; en todos los acontecimientos importantes de mi vida, en todas las decisiones que he tenido que tomar, en todas mis alegrías y en todos mis anhelos, siempre estás conmigo.

Eres como el eje que guía mis pasos. Papá, tú eres la frontera de mis actos cuando salgo con mis amigos, eres el reglamento que se pregona en casa y que viene a mi memoria en el momento en que más te necesito.

En ese sentido siempre estás conmigo, pues eres la solución a todo lo que a mí me parece imposible. Eres el modelo que a veces critico por fuera, pero que admiro por dentro; eres como el control que a veces hecho en cara cuando me creo toda un mujer, pero que luego las circunstancias me demuestran que realmente te necesito.

Eres el modelo fuerte, cariñoso, sabio, conocedor,solucionador de problemas. Muchas veces te veo serio y adusto, pero otras tantas alegre y risueño, pero siempre con la misma actitud de padre cariñoso y comprensivo. Eres el padre que siempre tiene tiempo para mí y todo lo que me parece importante siempre te interesa.

Eres la voz de mando, paciente y tolerante, pues nunca contradices las opiniones de los demás, sino que dejas que cada quién manifieste su punto de vista sin imponer tus propias ideas.

http://devocionalescristianos.org/

martes, 12 de julio de 2011

El Reloj Sumergible

Durante un riquísimo asado nos contaba Juan Grabchuk la historia de un reloj que le regalaron. Era un precioso reloj que rezaba en su tapa “sumergible hasta 30 metros”. Estaba muy contento con su regalo y se lo puso apenas lo abrió. Seguro de su nuevo reloj, metió las manos en una palangana con agua. Cuando terminó lo que estaba haciendo, vio que su flamante reloj estaba lleno de agua.
Fue a la relojería a pedir por la garantía, diciendo que el reloj decía que era sumergible hasta 30 metros. Lo metí en el agua apenas 30 centímetros, le dijo Juan al relojero del pueblo. Es posible, le respondió este con cara de indiferente. Pero no creas todo lo que lees. La frase está puesta pero no es cierto. Ese modelo no es sumergible. El reloj decía una cosa, pero hacía otra.
Es notable como una situación determina la utilidad de un producto, servicio o bien. Para Juan fue la palangana de agua, pero para Dios será un tribunal de recompensa. Acá abajo somos todos parecidos al reloj de Juan. Bonitos por fuera, resistentes y durables. Habrá algunos con más atributos y lujos y otros más simples. Pero juzgamos por lo que vemos.
Dios tiene otra óptica. Para Él quien siembra y quien riega están al mismo nivel. No hay diferencias para Dios en el servicio de Su Obra. Somos los seres humanos los que catalogamos los ministerios y servicios como más o menos importantes o mejores. Pensamos que es más importante el que predica que el que consuela; el que canta que el que sirve. Pero el agua de la palangana de Dios mide con la misma vara.
No le importa cuan bonito se vea el reloj de tu servicio, ni cuantos destellos dorados le hayas puesto, ni cuantos aplausos hayas acumulado. Dios va a recompensar con justicia a cada uno según su propio trabajo. No con la vara con que nosotros medimos, sino con su perfecta y eterna justicia.
Esforzate de acá en adelante para servir a Dios y no a las personas. No importa cual sea tu servicio, Dios lo valora, lo aprecia y lo recompensa. Que tu servicio sea realmente sumergible y recompensable.
REFLEXIÓN – Que tu servicio no haga agua.
Bendiciones!!
http://devocionalescristianos.org/2011/07/reflexiones-diarias-el-reloj-sumergible.html

jueves, 7 de julio de 2011

Para Matrimonios



Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo. Pedro 3:7

María Aparecida y Raúl llegaron un día a mi escritorio, con el hogar al borde del colapso. ¿Dónde estaban los sueños que un día los llevaron al altar? ¿Qué sucedió en apenas cinco años de matrimonio?

-Fueron apenas seis meses de felicidad, pastor -dijo ella llorando-. Después todo fue agresión y angustia, que hoy se está transformando en desprecio e indiferencia.

Estamos viviendo en tiempos críticos para la familia. Los novios llegan al casamiento llevando debajo de la manga la posibilidad del divorcio si las cosas no salen bien. Cada día se acepta con más naturalidad la separación de un matrimonio.

Lo interesante es saber que todos los matrimonios llegan al altar queriendo ser felices y amándose mucho. ¿Por qué, entonces, fracasan los hogares? Está probado por la propia vida que para ser feliz en el casamiento no basta simplemente con querer ser feliz, ni amar mucho al cónyuge, porque si fuese así, la gran mayoría de los casamientos sería un éxito.

¿Qué es lo que está faltando, entonces? “Vivid la vida común del hogar sabiamente”, dice Pedro. La sabiduría y el equilibrio son dones que sólo Cristo puede dar. Para que un matrimonio dure toda la vida es necesario que sea construido sobre bases sólidas, y no apenas sobre sentimientos y buenas intenciones humanas.

El marido necesita ir cada día a los pies de Jesús y deponer ante él su intransigencia, su radicalismo, su autoritarismo. Necesita decir: “Señor, habita en mí por la presencia de tu Santo Espíritu y transforma mi carácter. Ayúdame a considerar a mi esposa como a ‘vaso más frágil’, y enséñame a tratarla con respeto y dignidad”.

Jesús, que ve y comprende todo, sin duda irá puliendo las aristas de nuestro carácter y nos enseñará a vivir la esencia del evangelio en la “vida común del hogar”.

Ese día Raúl me contó que hacía mucho que no se encontraba con Dios. La vida era tan agitada y llena de actividades que no le quedaba tiempo para estar a solas con Dios. Estaba prosperando financieramente, pero su hogar se caía a pedazos. Juntos llegamos a la conclusión de que valía la pena esforzarse por separar cada día un tiempo para Jesús.

Tengo la certeza de que él está aprendiendo en la escuela de Cristo, porque un día los vi de nuevo en la iglesia tomados de la mano.

Ese maravilloso Jesús que está poniendo equilibrio en ese hogar, esta mañana está dispuesto a entrar en el tuyo y colocar cada cosa en su lugar. Sólo debes decirle: “¡Señor, acepto!”
http://reflexiones-cristianas.org/

martes, 5 de julio de 2011

La Amistad en la Vida Cristiana

 



La amistad nos lleva a iniciar a nuestros amigos en una verdadera vida cristiana si están lejos de la Iglesia, o a que reemprendan el camino que un mal día abandonaron, si dejaron de practicar la fe que recibieron. Con paciencia y constancia, sin prisa, sin pausa, se irán acercando al Señor, que les espera.

En ocasiones podremos hacer junto con ellos un rato de oración, una obra de misericordia visitando a un enfermo o a una persona necesitada, les pediremos que nos acompañen a hacer una visita a Jesús Sacramentado… cuando sea oportuno les hablaremos del sacramento de la misericordia divina: la Confesión, y les ayudaremos a prepararse para recibirlo.

La amistad todo lo puede con la ayuda de la gracia: ayuda que debemos implorar al Señor con oración y mortificación. El Señor desea que tengamos muchos amigos porque es infinito su amor por los hombres y nuestra amistad es un instrumento para llegar a ellos.

¡Cuántas personas con las que cada día nos relacionamos están esperando, aún sin saberlo, que les llegue la luz de Cristo! ¡Que alegría la nuestra cada vez que un amigo nuestro se hace amigo del Amigo!.

Jesús que pasó haciendo el bien, y que se ganó el corazón de tantas personas, es nuestro Modelo. Así hemos de pasar nosotros por la familia, el trabajo, los vecinos, los amigos. Hoy es un día oportuno para que nos preguntemos si las personas que habitualmente se relacionan con nosotros se sienten movidas por nuestro ejemplo y nuestra palabra a estar más cerca del Señor, si nos preocupa su alma, si se puede decir con verdad que, como Jesús, estamos pasando por su vida haciendo el bien.


http://www.rosario.org.mx/biblioteca